Las mejores formas deretroalimentar a un alumno

Por: Rebeca Roa

jueves 3 agosto 2017

Categorías: Marketing Educativo, Educación

La labor docente desempeña un papel de valor en la educación, la evaluación del rendimiento y adquisición de conocimientos de los alumnos es tan sólo una de ellas, además de eso es vital que a partir de la información arrojada por los exámenes se generen acciones que puedan retroalimentar a los alumnos para encaminarlos en aquello que les hace falta mejorar, por lo que muchos profesores se preguntan ¿cuáles son las mejores formas de retroalimentar a un alumno?

Existen algunas condiciones necesarias con elementos fundamentales para que un alumno pueda beneficiarse de la información que recibe del educador. Aquí algunas de las mejores formas de retroalimentar a un alumno:

 

Las_mejores_formas_2.jpg


1. Énfasis en aspectos positivos:

 

Retroalimentar sobre el desempeño de modo positivo programa una buena actitud en el estudiante. Es importante que el alumno logre ubicar que tiene áreas fuerte y también algunas de oportunidad en las que debe de trabajar. Se trata de animarlo a hacer mejor las cosas, pero sin consentir.


Remarcar los aspectos malos sin reforzar los buenos puede generar un sentimiento de frustración, desmotivación e indiferencia por la materia, incluso es posible que se fomente una actitud derrotista que finalmente bloqueará el procesamiento de información sobre la materia por parte del alumno.

Al desempeñar este tipo de estrategia el docente debe mediar entre motivar al estudiante y evitar consentirlo. 

 

2. Retroalimentación oportuna

 

Es fundamental que la enseñanza se genere en el momento adecuado, por ejemplo, después de una evaluación, pues el resultado de una prueba es un buen motivo para profundizar en los temas que más trabajo le cuesta al estudiante, además evita que el alumno olvide los desaciertos que tuvo y finalmente pueda alcanzar una comprensión mejor de lo que debe corregir.

 

3. Retroalimentación personalizada

 

La personalización ayuda a que el docente pueda ahondar en el área de oportunidad específica del alumno. Se trata de un problema particular que afecta al estudiante y que impide que mejore, por lo cual es posible que el conocimiento no se haya logrado anclar en el estudiante de un modo efectivo y que dicho aspecto genere dudas en un concepto o en partes específicas del proceso. Quizá hasta en el razonamiento que le implica el conocimiento, es decir, el mismo problema o lectura puede generar diferente dudas.

La atención personalizada provoca que el estudiante se sienta atendido en sus necesidades y entendido en lo que se le complica. El docente debe de regalar un poco de su tiempo para que el alumno logre identificar su problema particular.

 

4. Retroalimentación grupal


Una de las mejores formas de retroalimentar a un alumno es hacerlo de forma grupal y reforzar luego con una individual, este tipo de retroalimentación genera empatía en el grupo y da dirección al profesor para ubicar en qué tipo de conocimiento debe dar un repaso para que todos avancen al mismo ritmo, cabe resaltar que obtener la atención de los estudiantes es importante para que los temas que se retoman tengas los resultados esperados en la siguiente evaluación.

La retroalimentación es un elemento fundamental en el proceso educativo. Es lo que fomenta la evolución continua y el avance en los conocimientos adquiridos, aunado a esto hace que los estudiantes se sientan parte del proceso y que logren involucrarse con su aprendizaje, ya sea tomando actitudes autodidactas, generando formas de aprendizaje o autocalificando su nivel de desempeño.


Nuevo llamado a la acción

Rebeca Roa

By Rebeca Roa

Mercadóloga de corazón. Amante de la fotografía y la música. Fan de los memes.

Suscríbete al News

Nuevo llamado a la acción